Hoy tuvimos el placer de tener a Melissa Bonilla y María Erla Barillas de Café Solemnus Narvarte.  Quienes guiaron a los presentes en la apreciación de los aromas y sabores del café, además de dar una breve reseña sobre el origen de la marca que representan, en nuestro evento “Solemne Inspiración”.

De los cafetales a la taza

“Giovanni Molina, es el dueño de Solemnus, un café de especialidad.  Es hijo de productores de Ecatepec, Veracruz, y se profesionalizó en Agronegocios”, va indicando Melissa.  Es aquí cuando se da cuenta de una diferencia abismal del costo del café, entre lo que le pagan a los productores y el precio de la taza. “Así que decide llegar hasta la taza – continúa la expositora – pero cuidando cada uno de los procesos.  Trabaja con diferentes pequeños productores, instrumentó buenas prácticas agrícolas con procesos sustentables para respetar el medio ambiente, además de apoyar en el desarrollo económico de las regiones cafetaleras de Veracruz”.

Melissa Bonilla Café Solemnus

Melissa Bonilla, de Café Solemnus Narvarte, guiando la cata

Luego de la introducción, dar algunos detalles sobre el proceso del café, y compartir con los asistentes sobre cuál ha sido la experiencia o conocimientos de cada uno en cuanto a esta bebida, comenzó la cata del Supremo Specialty y Selecto Premium, los dos productos de Solemnus.

Apreciando el café

El Supremo Specialty ha sido bicampeón, por dos años consecutivos, del Premio Sabor ExpoCafé y “su grano es 100% Arábiga Typica.  Su cultivo se da entre los mil y mil trescientos metros sobre el nivel del mar.  Para garantizar la calidad en taza, al recolectar el grano se hace en todo el centro de la cosecha ya que es aquí donde alcanza toda su madurez”, va indicando Bonilla.

Granos de café Supremo Specialty

Granos de café Supremo Specialty

Para poder apreciar los sabores de estos frutos, los participantes inicialmente probaron el grano entero – tostado – con la intensión de percibir los sabores del fruto, de manera más honesta.  Para luego pasar a la modalidad del grano molido, haciendo una infusión en agua caliente – sin hervir – lo que permitía la explosión de los aromas.

Los participantes coincidieron en que este café era frutal, con algunas notas de almendras y caramelo; y en boca se apreciaba su acidez.

El mismo proceso se efectuó con el Selecto Premium.  La diferencia con el anterior es que “con este se puede jugar un poco más con las variedades de los granos, ya que se utilizan cuatro tipos: Arábiga Typica, Bourbon, Mundo Novo y Garnica; así como con sus tostados; lo que ofrece otras tonalidades tanto en boca como en nariz”, señala la experta.   ¿Qué captaron en esta segunda cata? Que el café era más especiado, con una acidez media; y se percibían más las notas tostadas, chocolates, almendras.

Menú con sabor a café

Para culminar este viaje desde los cafetales hasta la taza, los presentes disfrutaron de un menú de cuatro tiempos diseñado por el chef Manuel Carrasco, el cual consistía en que el café de Solemnus era parte de los ingredientes de cada uno de los platillos.

Aromas y sabores a tostados, ahumados, chocolates, vainilla, caramelo, algunas frutas cítricas, combinados delicadamente con ingredientes como carnes, verduras, flores, consintieron los paladares de los asistentes a este evento.

Primer tiempo: Consomé de carne con café y verduras al horno.  En la opción vegetariana se sustituía el consomé de carne por un caldo de verduras.
Segundo tiempo: Guacamole con totopos de café y flor de geranios.
Tercer tiempo: Entrecot al horno con café, cebolla caramelizada, puré de camote y flor de caléndula.  Y como opción vegetariana se sirvió zetas salteadas con ajo, tomate, cebolla y queso de cabra.
Cuarto tiempo: Camelado. Con helado de lavanda y miel.

Tagged on:         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *